Consejos para comprar ecológico sin ser millonario

¿Te parece que comprar ecológico es muy caro o que no te lo puedes permitir?

La semana pasada os contamos que salimos en la tele. La Cuatro pasó un programa bajo el título de “En la caja: Juanra Bonet y  los crudiveganos”.

Aunque durante la grabación hemos hablado de muchos temas interesantesentrevista la cuatro(1) acerca de cómo llevar una vida sana y la dieta vegana/vegetariana, han cortado y pegado a la hora de editar y nos han “usado” para proyectar que para comer ecológico hay que dejarse todo el sueldo y que muy pocos se lo pueden permitir.

Con esto estoy en desacuerdo. Hoy, os damos nuestros consejos para llevar una vida eco sin ser millonarios( es un artículo mas largo de lo habitual pero me parece de suma importancia que todos nos demos cuenta que nos podemos permitir un estilo de vida ecológico).

1. Pedir la comida eco a domicilio

La compra que hacemos en el programa de tele, la hicimos en el EcoCentro en Madrid. Nos encanta ir a EcoCentro para comer algún domingo y comprar  cosas puntuales que necesitemos. Hacer tu compra semanal ahí, económicamente es el equivalente a hacer tu compra semanal en el SuperCor. Es decir, ¡hay sitios más baratos!

Hacer uso de tiendas maravillosas como EcoCentro para reponer alguna cosa pero es mucho más barato hacer la compra online y que llegue a tu casa u oficina. Además de precios más bajos por kilo, ahorras en tiempo.

Habitualmente, nuestros proveedores habituales son:

  • Agriculura Védica Maharishi
  • Salute Vestra (Rufino)
  • Otros proveedores locales como Brotes Organic (nos gusta probar proveedores nuevos e ir identificando ventajas).

Pincha aquí para ver toda la lista de proveedores ecológicos recomendados.

Nosotros, cada quincena alternamos pedidos para disfrutar de la variedad de productos que tiene un proveedor y otro.

2. Formar parte de una cooperativa ecológica

Cuando vivíamos en Madrid, formábamos parte de la Asociación Vegetariana donde cada 15 días haciamos pedidos tanto de productos frescos como de empaquetado y cosas a granel. Los precios que se consiguen al servir a una asociación son muy ventajosos. El punto negativo (para nosotros ahora que tenemos hijos y el tiempo justo) es que dependiendo del tipo de cooperativa hay que invertir algo de tiempo. Informarte acerca de las cooperativas ecológicas cerca de tu zona es buena opción.

Ahora que no somos parte de una cooperativa, hacemos algunos pedidos compartidos con vecinos o amigos. A veces se consigue descuento por pedir en grandes cantidades y siempre se ahorra en portes.

3. Comprar detergente, lavavajillas y productos del hogar en gran cantidad.

Desde hace años somos clientes de Jabones Beltrán. Todos sus productos son excelentes. Recientemente lanzaron la gama ecológica (sus productos no eco están libres de químicos y son jabones naturales de alta calidad). Cuando podemos, compramos el lavavajillas y detergente ecológico, cuando estamos un poco más apretados, compramos de su gama tradicional Beltrán Vital (es la gama sin olor pero hay con olores muy agradables).

Comprar una garrafa de 5L del detergente de ropa Beltrán Vital cuesta aprox. de 16€. No me parece un precio descabellado por un jabón sin químicos para lavar la ropa. Además por la calidad del jabón, deja la ropa suave por lo que no es  necesario usar suavizantes -¡más ahorro!

Si se hace un pedido online hay que pagar los portes por lo que, lo que solemos hacer es pedir por lo menos una garrafa de 5L de lavavajillas y una de detergente y tenemos para varios meses.

Jabones Beltrán tiene un regalo para nuestros lectores al hacer cualquier pedido online durante noviembre y diciembre. Para más info pincha aquí.

4. Hacer una compra al mes en una gran superficie

Esto no me gusta recomendarlo, pero funciona para ahorrar. Desde que incorporamos alimentos ecológicos en nuestra vida estuvimos casi 5 años sin pisar un supermercado “normal”. Todo lo pedíamos a casa de proveedores eco o pequeñas tiendas ecológicas y hasta el papel de baño que comprábamos era eco.

Con la llegada de nuestro segundo hijo, después de yo haber estado casi sin trabajar ya dos años… tuvimos que ajustar presupuesto.

La mayoría de grandes supermercados tienen hoy una gama ecológica.

Nosotros vamos a Carrefour una vez al mes y compramos ahí productos eco que en otras tiendas salen más caros. Repito que para nosotros lo ideal es no contribuir a la economía de estas tiendas, pero hacer una compra al mes en grades superficies puede venir bien para ahorrar en algunos productos y reponer productos entre un pedido ecológico que llega a casa y otro.

– Papel de baño y cosas de hogar

– Embutidos ecológicos (fuet, lomo embuchado, etc)

– Leche de arroz u otra bebida vegetal.

– Salmón ecológico.

– Yogures ecológicos

– Masa brisa eco para hacer quiche.

– Frutas y verduras eco (ojo que suele estar más caro que los productos que se piden con proveedor eco a casa).

5. Gestión de despensa

Cuando no teníamos hijos, invertíamos una gran parte de nuestros ingresos en comprar comida de calidad sin realmente hacer una gestión de la despensa.

Es decir, ¿necesito esto? ¿Tengo ya en casa un producto similar? ¿Es una compra impulsiva?

Mi abuelo decía que siempre se puede preparar una comida con lo que hay en casa (a él no le gustaba comer en restaurantes). Decía que había que mirar bien en la alacena y siempre encontrarías algo para preparar una comida.

Hoy confirmo que esto es así. Cuando no he ni tenido tiempo de hacer o pedir la compra, llego a casa, no tengo cena hecha y digo, “uff no hay nada con que hacer la comida”.  Recuerdo a mi abuelo, busco y efectivamente, encuentro que con un bote perdido hasta el fondo de la despensa de judías blancas, un poco de arroz que quedaba, un par de zanahorias y acelgas (ya un poco blandungas) que encuentro en la nevera, tenemos una cena rica.

Cuando comencé a dejar de comprar por el puro gusto de comprar comida rica de calidad y a planear un poco las comidas de la familia y a gestionar mi despensa, descubrí que gastaba hasta un 30% menos en cada compra.

Otro consejo es reponer las cosas más caras cuando se terminen. Por ejemplo, en vez de tener 7 bolsas de súperalimentos en la despensa, compra 2 y ve variando. Cuando se termine, repón y prueba si quieres otro superalimento.

Recuerda que tenemos un descuento para nuestros lectores con SaludViva.

6. Flexibilizar: elegir lo que de momento puede no ser eco

Esto va un poco con lo anterior que mencioné de dejar de comprar hasta el papel de baño eco e ir de vez en cuando al supermercado convencional. No hay que comprar todo eco de la noche a la mañana. Puedes mirar esta lista de productos que es mejor consumir ecológicos y hacerte una idea para comenzar a priorizar.

Esto dicho, ¡di no al fanatizmo! Es mejor tomarte una rica ensalada aunque no tenga ni un ingrediente eco o comprar ingredientes no eco para hacer tus batidos verdes de la semana, que no hacerlo y acabar llenándote en la comida con otra cosa por que tienes hambre o desayunar una palmera de chocolate de la maquinita pues no llevaste tu batido al trabajo 😉

7. Pedir carne ecológica a www.carnecológica.net

No hemos pedido aún, nuestro consumo de productos animales es muy pequeño pero os damos el dato pues sabemos que los productos animales es donde más se nota la diferencia en precio entre lo eco y lo convencional.

Además los productos animales son de los alimentos que conviene más  consumir ecológico. Por una parte por tema salud y por otra por tema ético.

8. Pedir frutos secos a granel

Es más económico pedir un kilo de almendras que compra 200g. Al igual que el consejo de los superalimentos, no hace falta tener 6 tipos de frutos secos en casa. Ve comprando de dos en dos, varía y repón.

Recuerda que tenemos un descuento para nuestros lectores con SaludViva.

9. Es cuestión de prioridades

Priorizar alimentos y dejar de gastar en otras cosas. No me refiero a hacerlo de una forma exagerada como lo que dice el presentador del programa de tele: priorizar comida antes que vivienda, etc. Me refiero a que comprar comida y productos de calidad y llevar un estilo de vida sano y ecológico, para nosotros es una especie de “seguro de vida”, es nuestra estrategia de salud preventiva.

Pero es verdad que por mucho que esté justificado el consumo, muchas veces hay que dejar de gastar en algunas cosas para priorizar otras.

Nosotros tenemos claro que queremos invertir en nuestro bienestar comprando ecológico por lo que no gastamos en muchas cosas en las que se le va el dinero a otras personas: ropa cara o ropa en exceso, salir por la noche, juguetes y más juguetes para los niños, comer fuera casi a diario, un segundo coche del que se podría prescindir, televisores /móviles/ tecnología nueva y cara, tener la despensa a tope y la casa llena de cosas, etc.

Llevamos un estilo de vida muy sencillo, consumimos poco, no necesitamos cosas nuevas todo tiempo y sinceramente participamos muy poco en la cultura del gran consumo y del consumo comprar y tirar. Usamos las cosas hasta que realmente se necesitan reponer.

10. Aprender a disfrutar sin gastar y vivir con simplicidad

Hay muchas, muchas cosas que se pueden hacer que no cuestan dinero. Antes, cuando no teníamos hijos, ambos teníamos buenos trabajos de oficina además de nuestros talleres, nuestros ingresos nos permitían varios lujos además del estilo de vida ecológico. Podíamos salir a restaurantes cada semana, viajar muy seguido y comprar cada nuevo superalimento o suplemento nuevo que nos apetecia probar.

Ahora, con dos hijos, con sólo un sueldo fijo y casi cuatro años de baja maternal por elección,  las cosas son diferentes…

Hemos aprendido que disfrutar no cuesta dinero. Si eres creativo verás que hay muchas formas de divertirte sin gastar. Placeres sencillos. Ir al parque, hacer un picnic, manualidades, hacer galletas con tus peques, dar un paseo, ver una peli en casa, etc.

Saca cosas de tu casa que no uses (mira bien que te aseguro que hay muchas), véndelas en segundamano o wallapop y gana algo de dinero.

Muchas veces pensamos que para disfrutar o divertirnos es necesario gastar mucho dinero. Pero lo que buscamos los seres humanos es conectar con las personas importantes en nuestra vida, sentirnos amados y convivir. Para esto no es necesario gastar.

Haz una lista de lo que es  importante en tu vida. Si se parece algo a mi lista (mis hijos, mi marido, mi familia, enseñar, hacer ejercicio, estar en contacto con mis sentimientos) seguramente verás que no hace falta gastar mucho para disfrutar de lo importante en tu vida.

 

Esperamos que esta lista te ayude…

¡Por favor, comparte con nosotros (aquí debajo) qué haces tu para poder permitirte un estilo de vida eco!

 

 

Share this post



12 thoughts on “Consejos para comprar ecológico sin ser millonario

  1. Estoy totalmente de acuerdo! La clave está en consumir menos para poder invertir mejor nuestro dinero en productos de calidad que nos nutran de verdad. Yo a la lista añado los mercados de intercambio, en Barcelona (donde vivo) hay muchos y te puedes hacer con muchas cosas que necesitas sin gastar dinero y de paso conoces gente, es mucho mas gratificante darle algo tuyo en mano a otra persona que lo va a aprovechar que llevarle al punto verde o peor aun tirarlo..
    Y en cuanto a comprar eco, 2 cosas que a mi me vienen muy bien son comprar a granel (cereales, legumbres, semillas, harinas, etc) y comprar las verduras y frutas directamente al campesino…
    Muchas gracias por el post. Un abrazo!

      • El producto ecologico de grandes superficies tiene poco o nada de sostenible, con lo que podríamos denominarlo de egológico! Las pequeñas tiendas bio no difieren en precio respecto a las grandes superficies y generan más riqueza en la sociedad, más puestos de trabajo, producto más local.
        Es gracioso ver como gente consume ecológico en centros comerciales, consumen desde el miedo y su asimilación de nutrientes es pésima, tanto como la conciencia que acompaña a sus actos.
        SOSTENIBILIDAD Y PENSAMIENTO PROPIO Y COLECTIVO alma de cántaro!!

  2. Hola, Gabriela:
    Me ha a encantado el post y la verdad es que sigo casi todos los puntos que tú das, incluso los jabones Beltrán, que justo hoy había ido a mi cooperativa a por ellos aunque no sabía que eran esa marca, ja, ja
    Voy a compartir el post por si le ayuda a más personas. A mí me ayuda un montón cuando compartís vuestros truquis.
    Un beso

  3. Pues yo además elaboro cosas artesanales reciclando, como por ejemplo el jabón para lavar la ropa, el lavavajillas… un multiusos elaborado con aceite usado, una muy buena forma de reutilizar generando menos deshecho y suponiendo además un ahorro.
    Además pertenezco a varios grupos de consumo y/o cooperativas e intento acudir siempre que puedo a ferias ecológicas en las que vas conociendo a productores (evitando asi los intermediarios).
    En la comarca hay una aula ecológica en donde imparten cursos gratuitos para enseñarte a elaborar tus propios productos y hacerte más autosuficiente.
    También en ferias de segunda mano puedes encontrar cosas en muy buenas condiciones. Siempre es posible economizar y dar prioridades, sobre todo si estas últimas son por tu salud.

  4. Hola, he encontrado vuestra página tras ver hoy el programa de Cuatro e intentar saber dónde hacíais la compra, pues aunque en algunos fotogramas reconocía la parte de alimentos no frescos de Ecocentro, en otros, dónde cogeis la fruta y verdura, me parecía raro, pues no tienen tanto surtido. ¿Es también en Ecocentro? De todos modos, tu artículo me ha dado muchas ideas para comprar de modo más modesto y siento de verdad que hayan utilizado vuestra contribución en el programa de un modo poco adecuado. Enhorabuena por la página, que no conocía.

Responder a Gabriela Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *