Menu
Alimentos / Nutrición

El Agave ¿Es tan bueno como se dice?

Planta de Agave. Sirope de agave bueno o malo

“Dice en el bote que tiene el índice glucemico muy bajo”

“Me han dicho que los diabéticos lo pueden tomar…”
Cuidado con lo que te ‘dicen’…
Nos ha inspirado a abordar este tema la pregunta de una alumna de nuestro taller online Comer más sano: Postres y dulces (que hemos copiado debajo).
Ella nos preguntaba si el sirope de agave es sano o no. Se encontraba un poco liada pues encontraba información conflictiva en Internet.
Cómo todos ya sabemos, gracias al Internet tenemos una infinidad de información a nuestra alcance en sólo un ‘clic’ pero hay que tener cuidado con las fuentes de esa información. Se puede encontrar información con argumentos muy convincentes no sólo a favor y en contra del sirope de agave – ¡Sino de todo!
En nuestra conclusión el sirope de agave no es tan bueno como se dice. De hecho, como verás abajo, nosotros lo clasificamos como un edulcorante que hay que usar con medida dado los procesos químicos y enzimáticos que conlleva su fabricación. Tiene un contenido tan alto de fructosa que es muy similar al sirope de maíz.
La ventaja del sirope de agave es que permite endulzar sin añadir color (como algunos siropes más obscuros) y sin añadir un sabor característico (como endulzar con miel). Tiene su función en la cocina sin fogones sobre todo cuando la gente está aprendiendo a pasar de consumir azúcares refinados y productos procesados a consumir postres y dulces crudiveganos.
No lo consideramos tan malo como el azúcar blanca, creemos que consumir un poco de vez en cuando, no pasa nada, pero hay otros edulcorantes en el mercado como el sirope de arce, el azúcar de coco y la miel ecológica que son más naturales y mucho más sanos.
———-
Hola,
También tengo dudas respecto al Sirope de Agave y me gustaría saber vuestra opinión. Sé que se puso muy de moda en las dietas crudiveganas. La verdad es que su etiquetado deja mucho que desear, el mio es de la marca NaturGreen y en la botella no pone de donde procede, que proceso se ha aplicado y cuales son los ingredientes exactos.
He leído en algún sitio que a pesar de su bajo índice glucémico, este sirope parece que no es tan sano ya que a menudo sufre un tratamiento térmico de altas temperaturas, hecho que produce una pérdida importante de nutrientes. A parte de esto, se dice que su bajo índice glucémico es debido al 90% de concentración de fructosa que tiene en comparación con el 10% de glucosa (hecho inusual en casi ningún producto natural), y gracias a numerosos estudios ahora ya sabemos que la fructosa puede resultar dañina para la salud.
Estoy un poco hecha un lio con el Agave, parece que lo único que no sembra dudas (hasta el momento) es la Stevia.
Hasta pronto,
Alex
———-
Hola Alex,
Sí, hay mucha controversia acerca del sirope de agave. Tu intuición no te falla, hay que usar este edulcorante de vez en cuando, sin abusar. Definitivamente no es tan sano como el marketing dice.
Cuando salió al mercado lo ponían como la panacea pero ahora ya hay información de que no es una maravilla. Como puedes ver en la escala de edulcorantes del curso online, nosotros lo ponemos en 6to lugar. Al comienzo de nuestro cambio de dieta al crudo tomábamos sirope de agave casi a diario y después de un par de años de repente ya no lo queríamos tomar más. Ahora lo usamos ocasionalmente para postres que necesitan un edulcorante líquido, incoloro y que no deja un sabor característico (como lo hacen ciertos tipos de mieles).
Recomendamos variar entre los edulcorantes que se utilizan y así no se llega a un punto de saturación. A diario, intenta optar por endulzar con frutas frescas o frutas desecadas, para nosotros esta es la mejor opción.
La Stevia es genial pero no funciona para endulzar todo (es complicado endulzar bien los postres por ejemplo) y al ser una hierba medicinal tampoco habría que usarla como edulcorante exclusivo en nuestra dieta pues también nos podríamos ‘pasar’.
¡Saludos!
David
———-
Sirope de Agave. ¿Es tan bueno como se dice?
Si al leer esta información te ha surgido algún tipo de rechazo o resistencia, obsérvala. Esto suele pasar cuando aprende algo nuevo que reta el entendimiento que tenía de cierta cosa. Os lo comento pues a mí me pasó. Hace unos años cuando me llegó la información de que el sirope de agave no era sano, me puse a la defensiva diciendo que, ya que se estaba teniendo cada vez más éxito el agave, esta información se publicó como estrategia para que la economía mexicana no triunfara con este producto.
Muchas veces la mente busca razones (aunque sean algo absurdas) para defender el ego, el punto es que si te sienta bien el agave y sientes que es un edulcorante que quieres seguir tomando, genial, sigue, pero ábrete a la posibilidad de variar los edulcorantes que usas y a probar edulcorantes diferentes y observa si te sientan mejor.
Yo lo usaba para endulzar todo, aunque al principio una pequeña voz en mi cabeza me preguntaba, ¿esto es natural? Algo tan dulce y homogéneo, de color tan claro, sin nada de sedimento, no puede ser tan natural. Normalmente entre más oscuro sea un sirope, menos proceso lleva. Como sería el caso de las melazas por ejemplo.
En ese momento negaba lo que mi intuición me decía y callaba esa voz sabia y seguía usando el agave en cantidades colosales, principalmente porque algunos gurús del crudiveganismo decía que era un edulcorante súper bueno.
Incluso cuando podíamos comprarlo usábamos el agave de tal color o “crudo”, que honestamente creo que no es posible la extracción de un sirope a menos de 50ºC así que lo del sirope de agave crudo es marketing. Sí, estará menos procesado y por esto desde luego que será mejor pero crudo no es.  La mayoría de los siropes y melazas se elaboran a partir de un proceso de mucho calor y evaporación.
En fin, la enseñanza para mi fue:

  1. Confiar en tu intuición y lógica acerca de lo que es realmente es natural.
  2. Como todo, abusar de cualquier cosa no es bueno.

Llegué a un punto de haber consumido tanto sirope de agave que me daba mucho asco y no podía tomar ni zumos ecológicos que llevaba un poco de este sirope. De hecho, me acuerdo de haber estado comiendo en algún sitio y buscado un zumo ecológico con azúcar, o con lo que fuera, mientras no fuera agave… Hay que evitar llegar a estos puntos de saturación.
Nuestras recomendaciones con los edulcorantes son:

  1. Variar el edulcorante a menudo. No uses lo mismo todos los días ni uses el mismo durante mucho tiempo.
  2. Ver que tan cerca está de su estado natural y original – menos proceso, mejor.
  3. Que siempre sean ecológicos (evitas aditivos y productos E sospechosos).

Y recuerda, ningún edulcorante en exceso es bueno. Si tomas un poco de algo que no es sano, el cuerpo puede con ello. Si la base de tu dieta es sana y equilibrada, vas bien, un poco de agave de vez en cuando no debería de darte problemas. Si lo consumes a diario para endulzar todo tal vez contribuirá a disminuir tu salud.
Y no, los diabéticos así como no deberían tomar azúcar, no deberían de tomar agave… hasta nuevos avisos de estudios, los diabéticos pueden tomar xyletol (azúcar de abedul) y sirope de yacón.
Alternativas al agave:

  • Miel ecológica
  • Sirope de arce ecológico

Y cuando no importa el color ni la textura:

  • Sirope de dátil (comprado o crudo – triturando dátiles con agua)
  • Melaza de arroz,  caña, etc.
  • Sirope de algarroba (Naturgreen tiene uno llamado Sirope de frutas)
  • Azúcar de coco

Esta lista es para darle ideas de alternativas para la gente que actualmente consume mucho sirope agave, no es una lista de lo que pensamos son los mejores edulcorantes ni va en orden de preferencia.
Personalmente, los edulcorantes que usamos a diario son frutas frescas y frutas secas (dátiles, orejones) y el único edulcorante líquido que usamos con regularidad es la miel cruda ecológica. Estos tres son los edulcorantes que consideramos “realmente naturales” y aptos para consumo frecuente tanto para nosotros como para nuestros hijos. Cuando hacemos postres crudos o en talleres, o en fiestas o cuando salimos tomamos cosas elaboradas con agave e incluso azúcar morena (y muy, muy de vez en cuando algo con azúcar blanca).
photo credit: memoflores via photopin cc
photo credit: joana hard via photopin cc
 

7 Comentarios

  • Mauricio Ballesteros
    7 de octubre de 2012 at 18:20

    Hola;
    Veo con interés los argmentos que tienen en relación al agave, y quisiera comentar sobre los mismos.
    Es impresionante el poder de internet tanto para informar como para desinformar; y como bien dicen, esta ha sido la fuente de toda la confusión que ha surgido en torno al sirope o néctar de agave.
    Hay que añadir, que en su momento hubo empresas productoras de sirope de agave en México, que por una visión obtusa de ganancias a corto plazo, mezclaron el sirope de agave con sirope de maiz, causando una repercusión negativa para toda la industria; pagando justos por pecadores.
    Pero por otra parte, se ha visto que los principales autores de esta desacreditación a los beneficios del agave: Dr. Mercola, Ramiel Nagel y Sally Fallon; no sólo tienen intereses en empresas cuyos productos se vieron afectados por la popularidad que ganaba el agave en EEUU; sino que mucha de su información carecía de fundamentos.
    Por lo anterior, más que extenderme sobre los beneficios del agave, quiero tratar aquellos puntos negativos de los que se habla.
    No es refinado.
    El agave contiene fructosa de manera natural, y NO necesita de enzimas ni químicos externos para aumentar su nivel de fructosa… no hay necesidad de refinar.
    No es altamente procesada.
    Repito, su proceso no implica enzimas ni químicos de ningún tipo, los que si se utilizan para obtener el sirope de maíz de alta fructosa.
    Es 100% natural
    Únicamente se le agrega una pequeña cantidad de agua para facilitar la extracción mecánica de su jugo o néctar, agua que después se elimina mediante evaporación.
    Aquí describo su proceso:
    1) Se cosechan las piñas, es decir, se reitarn las hojas y la raiz.
    2) Se tritura, y mediante una extracción mecánica se obtiene el jugo (inulina)y se filtran las fibras sólidas.
    3) Mediante hidrólisis, se rompen las cadenas de inulina a fructosa.
    4) Mediante evaporación se extrae el exceso de agua,
    5) Se embotella
    Sobre el sirope de agave crudo
    Para la producción de sirope crudo, el proceso de hidrólisis requiere de mayor tiempo al hacerse a temperaturas menores, pero no varía el proceso.
    Sobre el consumo de fructosa;
    Todo en exceso en malo; y por ello, la ingesta calórica de fructosa diaria debe ser inferior al 20%.
    Y estudios de la Universidad de Florida demuestran que “Cualquier persona, con diabetes o no, puede consumir hasta 90 gramos de fructosa sin arriesgar su salud”.
    En fin… ya no hablamos de sus propiedades, los beneficios de su contenido de fibra soluble, etc.
    Pero con lo anterior puedo concluir:
    1) Es importante conocer de dónde viene el agave que consumes, para conocer su proceso de producción.
    2) El néctar de agave es 100% natural, orgánico, seguro, saludable… y extraordinario para todo tipo de platillos.
    arihuá es nuestra marca de néctar de agave, más en arihuá.es
    Saludos,
    Mauricio Ballesteros

    Responder
    • David
      8 de octubre de 2012 at 13:04

      Gracias Mauricio,
      Vamos a profundizar más en este tema muy pronto.
      Lectores, ¡estados atentos!
      Saludos,
      David

      Responder
  • Sonja
    1 de marzo de 2014 at 04:14

    Si me admiten una sugerencia:
    He conocido su página con motivo de buscar información del sirope de Agave/Ágave. ES una pena que sus reparos hacia este alimento pierdan valor debido a su precario estilo de comunicación, plagado de errores de ortografía.
    ¿Cómo va a confiar uno en sus argumentos (creencias, ya que faltan datos técnicos)si falla algo tan elemental como escribir correctamente? (desacredita todo conocimiento de algo muchísimo más complejo como son los alimentos y la nutrición).
    Gracias por su atención

    Responder
    • David
      2 de marzo de 2014 at 14:08

      Hola Sonja, este artículo fue escrito por David que que es Irlandés y seguramente tiene muchas faltas de ortografía. Normalmente yo reviso la ortografía de los artículos pero llevamos una año ocupadito con las llegada de nuestro segundo hijo y no lo estoy haciendo. Espero que tomes lo que te pueda ser útil de nuesetra página y encuentres lo que buscas en otras páginas más a fin a tus necesidades.
      saludos,
      Gabriela

      Responder
  • Gloria
    19 de marzo de 2014 at 04:46

    Hola. Quisiera saber si es recomendable consumir Splenda o es dañina. Gracias

    Responder
  • alma
    26 de diciembre de 2014 at 10:41

    pues a mi la miel de agave me a funsionado exelente para todo lo uso y no me a echo nada de mal ni me altera la azucar no uso nada mas que la miel de agave es buenisima no agan caso que disque no sirve esta buena me suvia mas el azucar con la estivia si le recomiendo la miel agave no te gan miedo usenla yo tengo como 6meses usandola y soy diabetica1 gracias

    Responder

Dejar un Comentario