Menu
Noticias

Viajar y Comer Sano – Nutrición vs. Alimentación

Regresamos hace 4 días a Madrid tras unas lindas vacaciones en México. La estancia ahí me hizo corroborar una vez más que comer no es más que 1 de las muchas fuentes de nutrición que existen. Claro que es muuuy importante lo que comemos, cómo lo comemos etc.. pero este mes pude comprobar que realmente me nutrí de AMOR en mi país.

Algo que llamó mucho mi atención es que antes cuando viajaba a México y comía cosas vegetarianas y veganas cocinadas diferentes a lo que estoy acostumbrada hace algunos años (principalemente crudo o vegano muy sencillo), me caían fatal, pasaba la noche digiriendo, sentía pesadez e incluso una sensación de ‘resaca’. Y en este viaje algo “mágicamente” cambió. ¿Qué fue? Mi actitud.

Sí, mi actitud. Tras el nacimiento de nuestro hijo Aidan me he dado cuenta de la importancia del amor y apoyo de la familia. En México estaba tan tan pero tan feliz y agradecida de recibir el amor de mi madre, mis tías, mis abuelas, mis amigos que cada vez que compartía con ellos una comida no crudivegana me sentaba bien. A ver, no les diré que igual que una ligera ensalada o un buen batido verde, pero bien. La misma comida que hace algunos años me sentaba mal, ahora me sentó bien y me puse a pensar…

Un factor puede ser que tras años de licuar, batir y comer muuuuuchos verdes mi sistema digestivo se ha hecho más fuerte. Otro factor es que ahora sigo ciertas premisas cuando viajo (las compartiré más abajo). Pero definitivamente un factor esencial fue que mi actitud era amorosa y de aceptación – no estaba juzgando mentalmente a la gente por lo que comía (y no me juzgaba a mí misma), no me sentía ‘superior’ por tener una filosofía de comida sana, simplemente estaba disfrutando de recibir su amor y compañía.
Consejos para Comer Crudo de Viaje

1.Desayuna batido verde y frutas.
El desayuno suele marcar la forma en la que seguirás comiendo durante el día, hemos comprobado muchas veces que los días que desayunamos zumo verde, batido verde y frutas suele ser un día donde ni se nos antoja comer cosas fuera de nuestra dieta habitual. En cambio cuando estoy fuera o por cualquier cosa desayuno por ejemplo huevos, o pan dulce o algo así, tengo que recordarme todo el día de elegir cosas sanas.
Aunque estés de viaje, en la mayoría de los sitios hacen zumos o batidos de frutas, puedes pedir que añadan apio o espinacas a tu zumo o batido. Siempre, siempre se encuentra fruta fresca, compra cuando llegues a tu destino y tenla contigo o en tu hotel para poder desayunar o comer en un momento de hambre.
Comprobadisisisimo: 1 gran vaso de batido verde todas las mañanas cambia tu día….
2.Acompaña tus comidas de una ensalada.
Ya sea que vayas a comer a casa de alguien o en un restaurante, siempre hay ensaladas. Sin importar lo que pedirás de segundo plato, come primero una ensalada. Esta te llenará de nutrientes (que hará que comas menos de lo otro) y gracias a sus encimas te ayudará a digerir el resto de tu comida.
3.Lleva algún complemento alimenticio, súperalimento, wheatgrass en polvo u otro.
Sabía que en México no podría hacerme zumo verde a diario por lo que llevé una botella de Pianto (lo compré en la tienda Naturale de Madrid) un producto muy especial. En otras ocasiones llevamos wheatgrass en polvo o nuestro polvo verde preferido llamado Vitamineral Green (lo compramos por internet).
4.Máximo 1 comida ‘pesada’ al día.
A veces al viajar solemos olvidar nuestros hábitos sanos y aunque está bien “salirse un poco” de la alimentación habitual un consejo para no sobresaturarte es este. Si a la hora de la comida comiste algo más pesado de lo habitual, a la hora de la cena cena muy ligero y opta por algo bien combinado. En México optaba por cenar papaya tras un comida diferente y al día siguiente amanecía como nueva.
5.Muévete
Camina para turistear en la cuidad, haz tiempo para usar el gimnasio del hotel o date paseos en la playa. Busca cualquier forma de hacer ejercicio estando de vacaciones.

No Comments

    Dejar un Comentario